Huejutla, Hidalgo.- Pese a los esfuerzos de las autoridades sanitarias de concientizar a la población sobre las medidas sanitarias a seguir para evitar la propagación del COVID-19, algunos transportistas continúan negándose a obedecer.
Poco después de las 8 de la noche arribó a una conocida gasolinera de esta ciudad un autobús con jornaleros procedente de otro estado.
Inmediatamente el personal encargado del «Operativo Escudo» inspeccionó a cada uno de los tripulantes para detectar cualquier síntoma asociado con el coronavirus.
Sin embargo, tras culminar la revisión llegó una camioneta del transporte rural, quien no tomando las medidas pertinentes llenó su unidad sobrepasando su máxima capacidad, a tal grado de que algunos campesinos se fueran colgados.
Lo anterior es sancionado por el Sistema de Transporte Convencional de Hidalgo, ya que recomienda a los conductores de las colectivas solo viajar con el 50% de su capacidad para evitar contagios.
La mayoría de los que laboran en este sector conocen los lineamientos gracias a las campañas que se efectúan en Huejutla, pero algunos prefieren arriesgar a los usuarios con tal de ganar un poco más.
Habitantes señalan que casos como este se ven a diario y a plena luz del día, los cuales suelen suceder en las afueras de la cabecera municipal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *