Tantoyuca, Veracruz.- Lamentable lo que sucede en el hospital general «Humberto Silva Castillo» de Tantoyuca, donde no hay nada para combatir el COVID-19, ni siquiera agua, por lo que el personal médico y de enfermería se encuentra en riesgo.
Trabajadores del nosocomio manifiestan que no existe el equipo necesario ni de calidad para poder atender a las personas con síntomas de Coronavirus, y es que la gente ha entrado en pánico elevandose a 35 el número de usuarios que piden asistencia médica en cada turno por sintomas como tos, gripa, fiebre y dolor muscular. Menciona el área de enfermería que por fortuna son síntomas de enfermedades respiratorias normales.
Remarcaron los empleados del hospital «no tenemos el equipo que se le denomina kit de protección que consiste en cubrebocas N95, uniforme tipo impermeable, botas, gorro, guantes de nitrito y goggles».
Además, carecen de equipo de toma de muestras para el COVID-19 y el riesgo es latente ya que aseguran podría ser potencial, por qué en cualquier momento llegará hasta Tantoyuca un paciente con síntomas y no están preparados con el equipo de protección.
Refieren que están llegando pacientes de otros estados a atenderse en el hospital, pues se aislan en el municipio para evitar contagios en dónde radicaban, principalmente de Monterrey.
También presentan el problema de escasez de agua, durando hasta tres días sin el vital líquido, no hay forma de asearse las manos, mucho menos cuentan con gel antibacterial, en los lavabos ponen cubetas con poca agua y no hay toallas, el personal médico se seca con trapos.
Culpan a Eduardo Rosales Cornejo, quien es el administrador del hospital, por la problemática que se vive y nisiquiera lo conocen físicamente. Para variar el director Miguel Ángel Castañeda en tono de burla les dice que no pasa nada, «ni que viajaran seguido al extranjero para que se contagien».
Es grande la preocupación que existe por parte de las enfermeras, de médicos e intendentes, quienes amenazan con realizan una manifestación si no les brindan los insumos necesarios para atender casos de Coronavirus, por lo que hasta hoy se encuentran a la buena de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *