Huejutla, Hidalgo.- Ante la epidemia provocada por el coronavirus (COVID-19), la cual causa enfermedades respiratorias que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), y el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS), la Conferencia del Episcopado Mexicano emitió un comunicado a todas las diócesis para tomar las medidas preventivas y evitar el contagio.
Sobre el tema el obispo de la Diócesis de Huejutla, José Iraís Acosta Beltrán, dio a conocer a los feligreses que en las celebraciones religiosas se suspenderá el saludo de mano con contacto físico. Lo anterior no elimina el rito del saludo de la paz, sino solamente, que en el mismo se evite el contacto directo interpersonal y se pueda sustituir con una reverencia o un signo de voz.
En el mismo sentido, en las ceremonias la hostia será suministrada en la mano y no en la boca durante la contingencia.

Sobre la situación que cruza el país, la Iglesia pide a todos que se le dé la seriedad que esto merece, y estar atentos para prevenir, y de darse el caso, enfrentar esta enfermedad, siguiendo las medidas recomendadas por la Dirección General de Promoción de la Salud:

-Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o utilizar gel con base de alcohol al 70%.

 -Al toser o estornudar, utilizar el estornudo de etiqueta, que consiste en cubrirse la nariz y boca con un pañuelo desechable o con el ángulo interno del brazo.

-No tocarse la cara, la nariz, la boca y los ojos con las manos sucias.

-Limpiar y desinfectar superficies y objetos de uso común en casas, oficinas, sitios cerrados, transporte, centros de reunión, etc.

-Quedarse en casa cuando se tienen padecimientos respiratorios y acudir al médico si se presenta alguno de los síntomas (fiebre mayor a 38oC, dolor de cabeza, dolor de garganta, escurrimiento nasal, etc.) es muy importante no auto medicarse.

Los sacerdotes que brinden la comunión a los fieles católicos, deberán desinfectarse las manos con gel antibacterial.
Es importante puntualizar que solo a la Conferencia del Episcopado Mexicano, para todas las diócesis de la República Mexicana, compete establecer, con el reconocimiento de la Sede Apostólica, los gestos y posturas de los fieles, entre ellos la forma de expresar el gesto de la paz.
En consecuencia, ningún otro puede lícitamente proponer un gesto alternativo para intercambiar el signo de la paz entre los fieles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *