Macuspana, Tabasco.- Por gritos y protestas durante su mensaje, el presidente Andrés Manuel López Obrador amagó con terminar a los 10 minutos de haber iniciado el discurso en Macuspana, el municipio donde nació y creció.
“No voy a hablar, ya saben que soy terco, hasta que escuchen -hizo una pausa y continúo-, me dio mucho gusto estar aquí con ustedes”, amagó el mandatario federal, y agregó: no voy a poder seguir hablando porque así no se puede, no quiero politiquería no quiero pleito, ¿me van a escuchar? quiero decirles que no debe ser así, a la autoridad se le tiene que respetar”.
En el Diálogo con el Pueblo Chontal y el Programa de Mejoramiento Urbano, López Obrador enfrentó la rechifla por las administraciones del alcalde de Macuspana, Roberto Villalpando, y del gobernador Adán Augusto López, algunas por sus programas sociales.
López Obrador resistió el descontento de una parte de los asistentes, entre ellos petroleros, grupos de políticos y maestros, y señaló que la politiquería no permite ver los avances de la Cuarta Transformación.
“A veces por la grilla y politiquería parece que no estuviéramos haciendo nada. ¿Es lo mismo que antes?  ¿qué no están recibiendo los apoyos?”, preguntó el mandatario.
-“¡No!”, le respondió la multitud, y López Obrador rebotó sus paisanos: “¡Cómo que no! La mentira es del demonio es reaccionaria y conservadora“.
Sólo 23 minutos duró el mensaje del presidente, cuando sus discursos en Tabasco este fin de semana tuvieron una duración de 50 minutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *