La división en el gremio magisterial provocó que el Partido Nueva Alianza se quedara sin registro a nivel nacional, por consecuencia, los líderes de la Sección XV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en Hidalgo , no se quisieron quedar de brazos cruzados y sancionaron a los maestros que no participaron en las campañas.
Un conocido medio estatal, dio a conocer que los cambios de adscripción de plazas de algunos maestros, forma parte de una posible venganza política por los desastrosos resultados que tuvo el PANAL.
Señala que los docentes afectados fueron cambiados lejos de sus domicilios con el fin afectar su tiempo y economía, ya que se resistieron a participar en las campañas y a promover el voto a favor de los candidatos aliancista.
La mano ejecutora fue nada mas y nada menos que María de Rosalinda Trejo Sánchez, titular de la Secretaría del Trabajo y Conflictos de Niveles Especiales de la Sección XV del SNTE.
Días antes de las elecciones, Rosalinda pidió el apoyo del gremio magisterial para sacar adelante las elecciones, quienes no accedieron recibieron una notificación antes de finalizar el ciclo escolar sobre su cambio de plantel.
Se prevé que para el regreso a clases, algunas escuelas (incluyendo Huejutla) tendrán nuevos maestros producto de la sanción.
Lo anterior deja en evidencia la actitud vengativa que existe dentro de la Sección XV del SNTE que dirige Luis Enrique Morales Acosta, y la persecución que sufren los trabajadores de la educación que no acceden al condicionamiento de su dirigente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *